• gal-img La bicicleta no es demasiado buena para el aparato reproductor masculino (Foto: iStock)

    1. Excederte con la bici
    Según los expertos, montar más de 3 horas diarias en bicicleta es peligroso para los testículos y el pene. Parecen mucho tiempo, pero en este deporte tan de moda lo normal es pasar de esas 3 horas cuando uno entrena. Suena a pereza total pero hay gente que aún así lo hace. Si eres uno de esos valientes, ten en cuenta que la posición en el sillín y la presión que ejerce la ropa sobre ellos puede aumentar las posibilidad de padecer en el futuro disfunción eréctil.
  • gal-img Agua y jabón neutro, los compañeros infalibles (Foto: iStock)

    2. No asearlo
    El pene es uno de los órganos más importantes y sensibles del cuerpo masculino, y no solo para el sexo. SIn ir más lejos es la herramienta para orinar. Se genera suciedad en la zona que hay que limpiar religiosamente. Límpialo después de orinar, después de practicar sexo y por supuesto préstale atención en la ducha diaria. Lo mejor es darle con agua y jabón neutro.
  • gal-img Los cosméticos son para otras partes de tu cuerpo (Foto: iStock)

    3. Usar cremas
    Una cosa son los productos para el sexo y otras las cremas hidratantes y similares. Los primeros están pensados, producidos y testados para las zonas íntimas pero las segundas son un peligro para él porque la piel que rodea al pene es muy sensible. Lo único que puedes provocarte son reacciones dolorosas y quemaduras, y piensa que no le vas a sacar brillo por mucho que lo intentes.
  • gal-img No son recomendables las erecciones demasiado largas (Foto: iStock)

    4. Erección permanente
    Cada pene es un mundo. Algunos necesitan más descanso que otros. Debes escucharle, aceptarlo y no compararte. En cualquier caso, nunca es recomendable mantener erecciones demasiado largas o muchas seguidas porque el pene sufre y la piel que lo rodea más. Necesita dormir igual que te pasa a ti.
  • gal-img Las quemaduras pueden ser muy dolorosas (Foto: iStock)

    5. Exponerlo al sol
    Ya sea de manera natural o artificial, exponer la piel de una zona tan sensible a los rayos ultravioletas es un peligro innecesario. Las quemaduras son mucho más factibles de aparecer y además son muy dolorosas y difíciles de curar. Toma precauciones y si te gusta el naturismo métete debajo de la sombrilla por ridículo que parezca.
  • gal-img No dejes nada a medias (Foto: iStock)

    6. Estimular sin eyacular
    Es una de las cosas más desagradables para el hombre, que suele expresarlo de manera muy vulgar cuando lo sufre. Pero la realidad es que una erección que se queda a medias suele producir molestias tanto en los testículos como en el pene así que trata de acabar lo que empiezas salvo causa mayor.
  • gal-img Cuidado con el "sexting" (Foto: iStock)

    7. Enviarlo por redes sociales…no siempre es lo que busca quién lo recibe
    Esto del “sexting” es una novedad que se nos empieza a ir de las manos. El juego erótico del intercambio de mensajes está bien, tiene su punto, y generalmente gusta a todo el mundo, pero hay una línea que muchos traspasan y acaban provocando la huida despavorida de la persona que recibe sus textos. No envíes tu pene por whatsapp. No es necesario para ligar y además no sabes dónde puede acabar siendo publicado tu amigo. Igual eres el nuevo “Negro del whatsapp” pero por lo contrario...
  • gal-img Protégete frente a las enfermedades de transmisión sexual (Foto: iStock)

    8. No tomar precauciones
    No ponerte preservativo cuando no estás seguro de no poder contagiarte de alguna enfermedad de transmisión sexual es uno de los grandes errores que se hacen con el pene. Protégelo porque te va tu vida en ello como si fuera tu hijo o tu tesoro más preciado. Si le quieres y te quieres a ti mismo, “échale la sábana por encima”.
  • gal-img Es una zona muy sensible (Foto: iStock)

    9. Bañarlo en agua demasiado caliente
    Hay estudios que demuestran que el agua excesivamente caliente puede dañar los espermatozoides. Así que salvo que no quieras tener descendencia y no quieras decírselo a tu mujer, evita los baños con agua a temperaturas muy elevadas. Además, cuidarás mejor la piel de la zona, que es muy sensible como hemos explicado antes.
  • gal-img Acéptate como eres (Foto: iStock)

    10. Intentar alargarlo
    No es necesario hacerle sufrir de esa manera. Lo que tienes que hacer es aprender a sacar todo el partido al arma que tus padres te han dado, pero no intentes cosas raras que no llevan más que a producirle molestias y dolores. Ten piedad con él y acéptale como es. Es como si quisieras cambiar a un hijo porque no tiene los ojos claros. No siempre una escopeta es mejor que una pistola. Para nada.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies