• gal-img Pareja besándose (Foto: iStock)

    1. Una mujer puede llegar al orgasmo solo a través de la estimulación de los pezones
    El sexo y los pezones siempre han estado íntimamente relacionados entre sí. Cada mujer es un mundo, pero la realidad es que aunque no sea lo común, hay mujeres que pueden llegar al orgasmo gracias exclusivamente a su estimulación. Bien es cierto que puede suceder lo contrario, mujeres cuyos pezones no tengan reacción alguna a la estimulación sexual.
  • gal-img La forma y el color de cada pezón varía (Foto: iStock)

    2. Existen muchos tipos de clasificación en base a la forma y el color sobre todo
    Una manera sencilla de diferenciarlos es ésta: Pezones comunes: son los que sobresalen del pecho de manera natural y que reaccionan endureciéndose ante un cambio brusco de temperatura o ante algún tipo de estimulación.

Pezones planos o cortos: reaccionan a los mismos estímulos que los comunes pero en estado normal no sobresalen de la areola. 

Pezones pseudoinvertidos: parecen estar incrustados de alguna manera en la areola pero al intentar estimularlo reacciona y sí acaba apareciendo.

Pezones invertidos: ubicado de forma interna en la areola, sin protuberancias, aunque se los estimuleni se endurecen ni sobresalen.
  • gal-img El feto tiene pezones mucho antes que otras partes del cuerpo (Foto: iStock)

    3. Se forman antes de determinar el sexo del feto
    Los pezones son el primer órgano en desarrollarse en un feto, mucho antes de determinar el sexo. Vagina, ovario, testículos y pene aparecen después. Esto explica que todos tengamos pezones, órganos que en los hombres no tienen demasiadas funciones.
  • gal-img La athelia, una patología poco común (Foto: iStock)

    4. Hay personas con solo un pezón e incluso ninguno
    Existe una patología muy poco común que se denomina athelia, que es el impedimento de que alguno de los dos pezones o ambos se desarrollen. Por supuesto no es algo habitual, pero puede ocurrir y de hecho ocurre en algunas personas que nacen directamente así. Por el contrario, también existe la politelia, una enfermedad que afecta apenas al 0,2 % de la población mundial, y que da nombre al extraño fenómeno de nacer con más de dos pezones.
  • gal-img Las protuberancias del pecho son algo normal (Foto: iStock)

    5. Glándulas de Montgomery
    Los pezones no son superficies planas siempre que hablemos de uno común. Si pasas un dedo por ellos, notarás unas protuberancias. Se llaman glándulas areolares o de Montgomery y su función es mantener el pezón lubricado y protegido ya que es mucho más sensible que otras partes del cuerpo. Esto lo consigue mediante secreciones. La parte que se aprecia a la vista, el final de dichas glándulas, recibe el nombre de tubérculos de Montgomery.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies