• gal-img No, no se refiere a la hipnosis (Foto: iStock)

    1. Hipnoparto
    La actriz Jessica Alba lo hizo popular en 2011 ya que ella utilizó está técnica para dar a luz. La hipnosis es el estado de relajación mental y física muy profunda que permite a la persona concentrarse exclusivamente en un pensamiento o sensación que elija. No tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados a ver con los magos que trabajan esta técnica. Se trata de entrenarlo durante el embarazo y conseguir finalmente abstraerse de todas las distracciones centrándose en lo importante del parto. De esta forma, si la mujer lo consigue con éxito, lo normal es que controle mucho mejor los nervios y el dolor, y su parto sea más relajado dentro de lo que cabe.
  • gal-img Se realiza con Entonox (Foto: iStock)

    2. Parto con el gas de la risa
    En los últimos años se está utilizando cada vez más esta alternativa. Se trata de Entonox, un gas compuesto por óxido nitroso y oxígeno, conocido por todo el mundo vulgarmente como gas de la risa. En principio, es una alternativa a la anestesia, porque se trata de una analgesia que reduce el dolor y no tiene efectos secundarios. Y los expertos afirman que no afecta ni al bebé ni a la lactancia, que no tiene perjuicios. Hay que tener en cuenta que su misión es aliviar el dolor, nunca quitarlo porque es imposible. Es una práctica que están ofreciendo a modo experimental algunos hospitales y que poco a poco va teniendo sus seguidores, sobre todo entre mujeres que no quieren recibir anestesia.
  • gal-img Es una teoría que hace hincapié en el cómo y no tanto en el dónde. (Foto: iStock)

    3. Parto humanizado
    El obstetra francés Frederic Leboyer da nombre al “parto humanizado”. Es una teoría que hace hincapié en el cómo y no tanto en el dónde. Su máxima es que el parto debe ser lo más relajado posible, en un ambiente tranquilo y respetando los tiempos fisiológicos necesarios de bebé y madre, que en este tipo de alumbramiento tiene mucho protagonismo. Lo más importante es ambientar muy bien el lugar elegido, siempre con luces cálidas y música tranquila. Además, el elemento diferenciador es que incorpora una bañera de agua tibia para el bebé, de modo que su transición del útero al mundo exterior sea un poco más pausada y paulatina. Tiene algunas diferencias más con el parto convencional pero básicamente todas se refieren a los tiempos de cómo se actúa una vez nace la criatura.
  • gal-img La transición del útero al mundo exterior es más agradable (Foto: iStock)

    4. Parto en el agua
    Busca algo parecido al parto humanizado pero en este caso se produce directamente en el agua. A priori, la gran ventaja que defienden sus defensores es que la transición del bebé del útero al mundo exterior es más agradable ya que está acostumbrado a nadar en el líquido amniótico. El bebé no pasa apenas ni unos segundos debajo del agua porque inmediatamente se le saca al exterior la cabeza y se busca el piel con piel con la madre. Hay mujeres que se adaptan muy bien ya que consiguen relajarse muchísimo con la ayuda del agua de manera natural, si bien otras no consiguen adaptarse a este medio para parir.
  • gal-img Puede ser todo un privilegio (Foto: iStock)

    5. Parto en casa
    Es el parto de nuestros abuelos. El parto “vintage” podría llamarse. Todavía hoy algunas mujeres lo eligen por delante del hospital. Es verdad que es muy cómodo ya que no tienes que desplazarte y tiene una carga emotiva muy bonita y grande, pero hay que tener claro que los medios no son los mismos que en un hospital. Si el parto se complica siempre es más sencillo recuperar la normalidad en un paritorio convencional. Si todo sale bien, que es lo normal, la sensación de estar en su cama es un privilegio para muchas madres.
  • gal-img La ley de la gravedad manda (Foto: iStock)

    6. Parto vertical
    Es una alternativa postural. Hoy ya son muchos los hospitales que están abiertos a cualquier postura en la que la madre quiera parir. Una teoría con bastantes seguidores es que el parto vertical es más beneficio para el bebé y que además suelen ser partos más cortos. Para poder parir más cómodamente en vertical se utiliza el sillón de parto, que permite a la embarazada situarse a gusto y dejar que la ley de la gravedad haga el resto.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR