• gal-img Hay que prestar especial cuidado a la limpieza (Foto: Gtres)

    1. Higiene
    La vagina es una parte del cuerpo femenino tan sensible que prácticamente tiene vida propia. De hecho está en permanentes cambios en base al ciclo menstrual. Por eso hay que cuidarla y mimarla. Y la primera manera es siendo higiénicas. No solo en la ducha sino especialmente después de hacer las necesidades.
  • gal-img Cuanto más neutro, mejor (Foto: Gtres)

    2. Elige un jabón específico
    Lo ideal para lavarla bien es evitar jabones muy perfumados y con productos químicos. Todo lo que sean jabones naturales, especialmente neutros, y agua, es lo mejor que puedes ofrecerle a tu vagina. Así evitarás irritaciones y demás problemas de salud derivados de la mala elección del jabón.
  • gal-img Utiliza aceites (Foto: Gtres)

    3. Masajea la zona
    Además de lavar bien la zona es conveniente masajearla con un poco de aceite orgánico o algo similar que te agrade y sea bueno para la zona. Igual que cuidas el resto de tu piel con cremas especiales, hay que hacer lo mismo con la vagina pero obviamente no con los mismos productos. De esta manera cuidarás tus labios vaginales y además evitarás dolores en tus relaciones sexuales porque la vagina estará más blanda y suave.
  • gal-img Imprescindibles en tus relaciones sexuales (Foto: Gtres)

    4. Utiliza preservativo
    Los preservativos no solo te ayudan a protegerte de enfermedades de transmisión sexual, sino que también son beneficiosos para mantener un nivel de pH vaginal óptimo. Esto se traslada en mayor facilidad para que las bacterias buenas predominen.
  • gal-img Te ayudarán a cuidar tu vagina (Foto: Gtres)

    5. Utiliza lubricantes
    Los lubricantes son un aliado de la vagina. Cuidan de ella sin duda. Evitas dolores y muy probablemente aumentes el placer de tus relaciones precisamente porque te sentirás más cómoda. Elige uno que te agrade y sea saludable, pero intenta acostumbrarte a usarlo, incluso cuando uses simplemente las bolas de Kegel.
  • gal-img Fíjate en los tejidos que llevas y deja que respire de vez en cuando (Foto: Gtres)

    6. Elige bien la ropa interior
    Quizá no sea lo más higiénico o tú crees eso porque te han educado en ello, pero de vez en cuando es bueno dejar que la vagina respire desprotegiéndola un poco de la ropa interior. En casa es quizá el mejor lugar para probarlo. Y por supuesto cuida al detalle tu ropa interior, eligiendo muy bien el tejido apropiado; que sea de calidad sobre todo.
  • gal-img Ejercitarás los músculos de tu vagina (Foto: Gtres)

    7. Utiliza bolas de Kegel
    Las bolas de Kegel son una herramienta fundamental para obtener una vagina happy. Igual que ejercitas el resto de tu cuerpo, los músculos de las paredes vaginales deben estar también activos y no hay mejor forma que con estas bolas. Experimenta y si no te encuentras a gusto pregunta en una tienda experta por otros juguetes similares.
  • gal-img Ya sea con juguetes o con tu propia mano (Foto: Gtres)

    8. Estimula tu vagina
    La estimulación de la vagina por una misma y con juguetes eróticos es buena, especialmente a medida que el cuerpo envejece. De esta manera se mantiene más joven, suave y ejercitada. Es fundamental que sean de nuevo de calidad y garantías. Puedes probar diferentes a tu gusto o apoyarte en algún experto que te guíe. Es una medida, lo hagas con o sin útiles extras, que le aporta placer a tu vagina, no solo cuidados, ya que el placer también la mantendrá más happy. No hace falta buscar el orgasmo; puede bastar con caricias que la relajen y hagan que se sienta mimada.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR