• gal-img Yoga (iStock)

    1. Yoga
    El título de este artículo puede parecer una contradicción en sí mismo. Y, en cierto modo, lo es. Hay personas absolutamente reacias a realizar una actividad física a las que será imposible convencer. Pero también existen muchos hombres y mujeres que, aun afirmando que odian el deporte, dejan un resquicio abierto porque reconocen que es bueno para la salud y saben que no es aconsejable llevar una vida demasiado sedentaria. Para ellos es este artículo y estos ejercicios perfectos. Alguno dirá: “El yoga no es un deporte”. Perfecto, entonces puedes hacerlo porque tú odias el deporte, ¿no? Evidentemente no es un deporte de alta intensidad. Con el yoga se logra relajar la musculatura, estirar, calmar el sistema nervioso. Una actividad suave –pero actividad al fin y al cabo–.
  • gal-img Zumba (iStock)

    2. Zumba
    Se trata de divertirse. De hacer una actividad que vaya más allá del mero entrenamiento deportivo. Por ejemplo, bailar –ya sea zumba o cualquier otro estilo– es una excelente rutina con la que hacer deporte mientras haces otra cosa.
  • gal-img Spinning (iStock)

    3. Spinning
    Montar en bicicleta no te gusta. Eso está claro. Pero escucha esta propuesta. Es casi como seguir bailando, pero sobre dos ruedas que no se mueven del sitio. Cansa, y mucho, pero después te sientes muy relajado. Con la adrenalina soltada. Si te apuntas al gimnasio por la mañana cargarás fuerzas para todo el día.
  • gal-img Pilates (iStock)

    4. Pilates
    Una de las disciplinas más aceptadas por las personas que odian el deporte es el pilates. Se hace más esfuerzo del que pueda parecer, aun así, es evidente que tampoco es de alta intensidad. Perfecta para mantener los músculos tonificados y una buena condición física general.
  • gal-img Ballet fit (iStock)

    5. Ballet fit
    El ballet fit fusiona la danza clásica con el fitness. Con esta disciplina se hace trabajo cardiovascular, tonificación y estiramientos. Aunque todavía no es muy conocida en España, seguro que en poco tiempo ya está en todos los gimnasios.
  • gal-img Caminar (iStock)

    6. Caminar
    Caminar, sí, caminar. Si odias el deporte y no estás dispuesto o dispuesta a apuntarte a un gimnasio, al menos, reconoce que es bueno para la salud y haz algo tan sano como andar más. Deja un poco el coche o el autobús y vete andando al trabajo, a la compra, a ver a tu hermana… O, mejor, queda con tu hermana e id a pasear todas las tardes una horita.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies