• gal-img Es hora de ponerse en forma

    Hombre en el gimnasio (Foto: Gtres)
    Si crees que tienes que ponerte a dieta es por algo
  • gal-img Tu ropa te envía señales

    2. No te valen tus vaqueros de siempre (Foto: Gtres)
    El drama total es intentar meterte en tus jeans de siempre y ver que eso, en el mejor de los casos, no abrochará. Y es que el peor escenario es que ni siquiera consigas subirlo hasta arriba. Si tu ropa de siempre te ha abandonado, te está mandando un mensaje urgente para que te pongas a dieta si no quieres que acabe en alguna caja, en el armario de tu sobrina o en una tienda de segunda mano.
  • gal-img ¿Estás al nivel físico que exigen tus hijos?

    3. Tu hijo/hija te agota corriendo y jugando (Foto: Gtres)
    Tú que has practicado todos los deportes que engloban los Juegos Olímpicos y alguno más sin despeinarte, ves de repente como no eres capaz de aguantar una carrera a tus hijos, que te desfondan sin piedad. Es hora de cuidarse la alimentación y volver a hacer ejercicio.
  • gal-img Entrenar en la calle o en tu rutina habitual puede facilitar la vuelta al gimnasio (Pixabay)

    4. Más cardio (y lo que puedas)
    Una gran rutina que puedes adoptar poco antes de volver al gimnasio o al haber vuelto, es olvidarte de transporte público y centrarte más en power-walking, correr o pedalear a tus destinos. Además, entrenar al aire libre, aprovechando los meses posteriores al verano, puede ayudarte a volver al gimnasio con las pilas recargadas y sentirte más activo y deportista en general.
  • gal-img Entrenar en casa puede ser una gran forma de anticipar la vuelta al gimnasio (IStock)

    1. Empieza entrenando en el final de tus vacaciones (o en casa)
    Quizá una cosa que te frena al volver al gimnasio es pensar que has perdido mucha capacidad. Si tienes el equipamiento necesario (esterilla, quizá mancuernas, máquinas o lo que tengas a tu disposición), puedes empezar a hacer pequeños workouts todas las mañanas o antes de dormir. Acostumbraras a tu equipo otra vez al ejercicio físico diario e iras estableciendo una rutina. Además, te verás más preparado y con más autoestima para la vuelta.
  • gal-img Fíjate en los tejidos que llevas y deja que respire de vez en cuando (Foto: Gtres)

    6. Elige bien la ropa interior
    Quizá no sea lo más higiénico o tú crees eso porque te han educado en ello, pero de vez en cuando es bueno dejar que la vagina respire desprotegiéndola un poco de la ropa interior. En casa es quizá el mejor lugar para probarlo. Y por supuesto cuida al detalle tu ropa interior, eligiendo muy bien el tejido apropiado; que sea de calidad sobre todo.
  • gal-img Ejercitarás los músculos de tu vagina (Foto: Gtres)

    7. Utiliza bolas de Kegel
    Las bolas de Kegel son una herramienta fundamental para obtener una vagina happy. Igual que ejercitas el resto de tu cuerpo, los músculos de las paredes vaginales deben estar también activos y no hay mejor forma que con estas bolas. Experimenta y si no te encuentras a gusto pregunta en una tienda experta por otros juguetes similares.
  • gal-img Ya sea con juguetes o con tu propia mano (Foto: Gtres)

    8. Estimula tu vagina
    La estimulación de la vagina por una misma y con juguetes eróticos es buena, especialmente a medida que el cuerpo envejece. De esta manera se mantiene más joven, suave y ejercitada. Es fundamental que sean de nuevo de calidad y garantías. Puedes probar diferentes a tu gusto o apoyarte en algún experto que te guíe. Es una medida, lo hagas con o sin útiles extras, que le aporta placer a tu vagina, no solo cuidados, ya que el placer también la mantendrá más happy. No hace falta buscar el orgasmo; puede bastar con caricias que la relajen y hagan que se sienta mimada.
  • gal-img Caminar o correr con peso en los tobillos puede ser peligroso. Francisco Osorlo, Flickr

    9. Peso en los tobillos
    Lo decíamos antes, realizar ejercicios de running o, simplemente, de caminar poniendo un peso en los tobillos puede cambiar nuestro centro de gravedad y provocar lesiones.
  • gal-img Lo mejor es escuchar al entrenador. Universidad EAFIT, Flickr

    10. Entrenador
    Hagamos el ejercicio que hagamos. Ya sea levantar pesas o cualquier otro, lo mejor para evitar lesiones es seguir las instrucciones de un entrenador. De un profesional.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR