• gal-img Blanco o rojo, es la principal diferencia (iStock)

    1. El color
    Es una perogrullada pero es la principal diferencia entre ambos productos. La diferencia se debe a la raza de las gallinas que los ponen. El color de la cáscara da pistas sobre el origen de la gallina que lo pone. Normalmente, si es blanco es de gallina blanca y si es colorado pertenece a una gallina de pluma rojiza.
  • gal-img Los que requieren más mantenimiento aumentan su precio (iStock)

    2. El precio
    Las gallinas cafés suelen ser más grandes por lo que necesitan un mantenimiento más caro, especialmente en la alimentación. Por eso suelen ser más caros los huevos colorados que los blancos. Obviamente, dentro de cada categoría hay diferentes calidades según la alimentación y vida de la gallina que también harán que varíe el precio pero ya no tiene que ver con el color. Además, hay un componente que encarece el colorado también: el marketing.
  • gal-img Muchas veces unos son más demandados simplemente por cuestiones de marketing (iStock)

    3. El marketing
    Es el encargado de encarecer el precio de los huevos colorados y de que los falsos mitos se conviertan en verdades entre la opinión del consumidor. No siempre se cumple el lema de que lo más caro es lo mejor. Los huevos son un ejemplo de ello.
  • gal-img Entrenar en la calle o en tu rutina habitual puede facilitar la vuelta al gimnasio (Pixabay)

    4. Más cardio (y lo que puedas)
    Una gran rutina que puedes adoptar poco antes de volver al gimnasio o al haber vuelto, es olvidarte de transporte público y centrarte más en power-walking, correr o pedalear a tus destinos. Además, entrenar al aire libre, aprovechando los meses posteriores al verano, puede ayudarte a volver al gimnasio con las pilas recargadas y sentirte más activo y deportista en general.
  • gal-img Entrenar en casa puede ser una gran forma de anticipar la vuelta al gimnasio (IStock)

    1. Empieza entrenando en el final de tus vacaciones (o en casa)
    Quizá una cosa que te frena al volver al gimnasio es pensar que has perdido mucha capacidad. Si tienes el equipamiento necesario (esterilla, quizá mancuernas, máquinas o lo que tengas a tu disposición), puedes empezar a hacer pequeños workouts todas las mañanas o antes de dormir. Acostumbraras a tu equipo otra vez al ejercicio físico diario e iras estableciendo una rutina. Además, te verás más preparado y con más autoestima para la vuelta.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR