• gal-img Flexiones sobre pared (iStock)

    1. Flexiones
    Entrenar en casa. Sin pesas, ni bancos de abdominales. Lo único que necesitáis es una pared. ¿Alguna excusa surrealista para no hacer ejercicio? Ya me imaginaba que no. Casi cualquier elemento puede ser susceptible de convertirse en un acompañamiento necesario para realizar un entrenamiento. En esta ocasión, se pondrán ejemplos de ejercicios para ponerte en forma con la pared de tu casa. Este circuito que se propone, estaría bien realizarlo tres veces haciendo 15 repeticiones por ejercicio. El primero es, quizás, el más clásico. Se trata de hacer flexiones sobre la pared. Nunca te libras de las temidas flexiones. Espalda recta, piernas ligerísimamente dobladas y, dependiendo de lo lejos que sitúes los pies de la pared, más se complicará. Para hacerlo un poco más duro, apóyate sobre un solo brazo. Se puede hacer de manera progresiva, alejando gradualmente los pies. Así comprobarás el incremento de la dureza.
  • gal-img Sentadillas (iStock)

    2. Sentadillas
    Otro ejercicio clásico que también se puede hacer con ayuda de una pared. Debes apoyar la espalda en la pared, o en una superficie que facilite el movimiento (como es el caso de la foto), y para arriba y para abajo. Hay que tratar de mantener siempre la espalda recta.
  • gal-img Elevaciones de cadera (iStock)

    3. Elevaciones de cadera
    Ahora en el suelo. Espalda apoyada a una distancia de la pared que permita el movimiento. Pies en la pared y se sube y baja la cadera –no dejarse engañar por la foto, la chica que aparece en ella ya ha hecho el ejercicio y se ha ganado el descanso–.
  • gal-img Pino (iStock)

    4. Pino
    Este es solo para valientes. No todo el mundo sabe hacer el pino, pero si se ayuda de una pared todo será más fácil. Trata de mantener la posición durante alrededor de 15 segundos. Se puede hacer también mirando a la pared y jugando con la distancia entre el cuerpo y la misma.
  • gal-img Elevación de talón (iStock)

    5. Elevación de talón
    Dos ejercicios en uno. Por un lado, otro tipo de flexiones, aunque, para ello, deberías situar los brazos más lejos de la pared (o del árbol), de lo que aparece en la foto. Pero el que se refiere el título es a un ejercicio consistente en mover alternativamente las dos piernas. Primero sueltas una y la elevas, después la otra. Cuidado con el equilibrio.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies