• gal-img Una respiración adecuada puede ayudarnos a adelgazar (IStock)

    1. Respirar bien
    El cuerpo es un todo, y por ello todo ayuda a estar más sanos. Probablemente no sabías que la forma y el momento en que respiramos puede ayudarnos a quemar muchas calorías. A continuación te mostramos algunos ejemplos.
  • gal-img Respirar para maximizar el número de caloráis gastadas se parece a la técnica en natación (IStock)

    2. Cómo respirar
    La respiración quen os interesa para adelgazar más es una respiración energética. Es decir, introducir mucho aire y después exhalarlo completamente. La clave es inhalar lentamente, hasta sentir los pulmones llenos; mantenerlos así durante unos 10 segundos, o más si puedes, y exhalar igualmente de forma lenta. Mantener los pulmones vacíos durante unos 5 a 10 segundos y repetir. Este ejercicio puede favorecer un mayor consumo de calorías, especialmente tras dos tipos de ejercicios, como te mostramos en la siguiente imagen.
  • gal-img Respirar bien durante, y después, un ejercicio de cardio es clave para adelgazar (Istock)

    3. Después de un ejercicio aeróbico
    Correr durante 25 minutos a una intensidad relativamente alta aumenta en gran medida el número de calorías que consumimos respirando post-ejercicio (COPE). Podemos llegar a quemar más calorías minutos después de dejar de correr que durante el ejercicio.
  • gal-img Sin ejercicio, es difícil que respirar te ayude a adelgazar (IStock)

    4. Tras ejercicios de alta intensidad
    Tampoco hay que vender mentiras. Aunque respirar quema calorías, es poco probable que adelgaces simplemente respirando de una forma concreta. No obstante, lo cierto es que el consumo de oxígeno post-ejercicio se multiplica tras hacer ejercicios de alta intensidad. Por ejemplo, corriendo a máxima velocidad 30 segundos y descansando 20 segundos. Repitiéndolo unas 20 veces. O tras ejercicios como el Tabata o el Crossfit. Eso sí, realiza siempre una respiración adecuada.
  • gal-img El yoga es un deporte que emplea la respiración adecuada para adelgazar (IStock)

    5. Aprendiendo a controlar tu respiración
    Además de la respiración ya explicada, existen otras técnicas que pueden ayudar a quemar más calorías. Por ejemplo, la respiración para activar el metabolismo: inhalar lentamente hasta llenar los pulmones y luego exhalar enérgiamente cada cinco segundos, manteniendo después la respiración, y repitiendo el ejercicio hasta vaciar los pulmones. Repetir este ejercicio un par de veces al día ayuda a acelerar el metabolismo.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies