• gal-img Un buen entrenamiento mañanero puede ser muy efectivo, pero no por las calorías (IStock)

    1. Se pierden más calorías por la mañana
    Este es un mito clásico. Si te ejercitas por la mañana, tus abdominales saldrán a relucir de manera maravillosa y perderás miles de calorías. Pues bien, quemamos exactamente el mismo número de calorías, da igual la hora. Sï que es verdad que por la mañana podemos tener más o menos energía, lo cual influirá en nuestro rendimiento.
  • gal-img Otro mito clásico, aunque no solemos lanzarnos a por frutas (IStock)

    2. Ejercitarse da hambre
    Ejercitarse da tanta hambre como cualquier otra habilidad. Sí que es verdad que nos suele entrar gula después de un buen workout, pero esto suele ser más mental que fisiológico.
  • gal-img No todo el ejercicio es siempre saludable (IStock)

    3. Todos los ejercicios son buenos para la salud
    Siempre hay que adecuar el tipo de ejercicio y la intensidad a la realidad de uno. Por ejemplo, deportes como el fútbol puelen ser muy malos para las rodillas o los tobillos, el tenis para la espalda, la natación mal practicada puede ser nociva...El deporte tiene que combinarse con una buena dosis de descanso y una buena alimentación, además de ser adecuado para nuestras condiciones personales.
  • gal-img Es posible que no llegues al nivel de Messi, pero entrena (IStock)

    4. Eres malo en deportes
    Hay gente que cree que es inherentemente mala o buena en deportes. Y lo cierto es que la mayoría no llegaríamos nunca a niveles semi profesionales de ningún ejercicio que practiquemos. El deporte hoy en día es accesible a todos y el objetivo es llevar una vida sana y divertirnos, no competir. Así que no busques excusas y convéncete: no eres malo ni bueno, sino del montón.
  • gal-img Un ejercicio intenso nos reportará sudores, pero quizá no pérdida de peso (IStock)

    5. Sudar adelgaza a saco
    Ojito a este mito, probablemente el más extendido. Claro que sudar adelgaza, pues perdemos líquidos. Pero en algún momento te tocará darle un sorbo a un vaso de agua. Ahí lo estás recuperando. Forzar la sudoración puede servir para tonificar más, pero desde luego no te supondrá una pérdida de grasa significativa.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR