• gal-img Una cualidad imprescindible. (iStock).

    1. Impermeable
    Sobre todo si no es nieve dura, y ya se está deshaciendo, unas botas impermeables nos vendrán muy bien.
  • gal-img Variará según el tipo de ruta. (iStock).

    2. Rigidez
    Rutas fáciles, bota poco rígida. Rutas que empiezan a complicarse, semirígida. Rutas difíciles, rígida.
  • gal-img Es la altura de la bota. (iStock)

    3. Caña
    Como en el caso de la rigidez, la elección dependerá del tipo de rutas. A grandes rasgos, para rutas normales o de complicación media se pueden usar botas no muy altas. Para las más complicadas, mejor de caña alta para llevar bien sujeto el tobillo.
  • gal-img Mejor antideslizante. (iStock).

    4. Suela
    Sea cuál sea el nivel de la ruta, debemos apostar por una suela antideslizante y, a ser posible, con tacos.
  • gal-img A veces necesitaremos poner crampones. (iStock)

    1. Crampones
    Siguiendo con el punto anterior, en algunos casos de rutas duras, será necesario poner crampones. En todas las botas se pueden poner, pero si vamos a hacer este tipo de recorrido habitualmente, mejor comprar unas a las que se le pueden acoplar los semiautomáticos.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR