• gal-img ¿En cuántos de estos mitos has caído? (Pixabay)

    ¿En cuántos de estos mitos has caído? (Pixabay)
  • gal-img Y es que hay veces que es una lata tener que esperar (Foto: Gtres)

    2. Secado
    En este punto el bikini vuelve a imponerse porque, por norma general, se seca antes que el bañador ya que es menos tela. Como en todo en la vida hay excepciones, especialmente en los bañadores destinados a la natación, que normalmente tienen tejidos de secado ultrarrápido que tardan muy poco en estar secos.
  • gal-img (Foto: Gtres)

    Mujer tumbada en la playa
  • gal-img Para lucir hay que sufrir... hasta cierto punto (Foto: Gtres)

    4. Comodidad
    En general, puede parecer que el bikini es más cómodo pero la realidad es que son dos prendas que suelen dar guerra tanto en el pecho como en la zona de las nalgas. En cambio, un bañador se ajusta a la figura perfectamente y no da problemas. Es cierto que el bikini es más ligero y fresco, pero no necesariamente más cómodo. Incluso si te gusta nadar, el bañador gana aún más enteros en cuanto a comodidad.
  • gal-img Piensa que el verano es largo (Foto: Gtres)

    5. Variedad y versatilidad
    El bikini gana de paliza. En todas las tiendas, ya sean físicas o por internet, el número de bikinis que se ofrece es mucho mayor que el de bañadores pese a que estos últimos han salido del ostracismo en las últimas temporadas. Además, el bikini tiene un pro evidente en la versatilidad porque es una prenda que permite múltiples combinaciones. Incluso puedes usar una parte de uno y la otra parte de otro modelo, algo que no podrías hacer nunca con un bañador.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR