• gal-img Running sin avanzar (iStock)

    1. Correr
    ¿Pensabas que te ibas a librar de correr por estar dentro del agua? Pues no. A pesar de que, normalmente, se identifique la piscina con diversión y jolgorio, esta vez –aunque también lo pasarás bien– toca trabajar un poquito en el agua. Y empezamos por correr en el sitio. Muy simple, se trata de hacer el gesto de correr, con el agua, aproximadamente, a la altura de tu cintura. Rafa Nadal, por ejemplo, hace este ejercicio habitualmente.
  • gal-img Ciclismo en el agua (iStock)

    2. Pedalear
    Running sin avanzar. Pedalear sin bicicleta. Así es el agua. Para este ejercicio tendrás que ayudarte del churro. Envuelve tu cuerpo en él con los brazos sobre el mismo, a la vez simula que estás pedaleando. A los 15 minutos de hacer ejercicio en el agua se empiezan a quemar calorías, fuera de ella se precisan alrededor de 40.
  • gal-img Para fuera y para dentro (iStock)

    3. Burpees
    ¡No! ¡Burpees no! Sí, Burpees sí. De frente a la pared de la piscina, con las manos apoyadas en el borde, salta fuera de la piscina y vuelve a entrar. No es un ejercicio fácil, por tanto, hazlo si ya tienes una mínima condición física y te has ejercitado con anterioridad en el medio acuático.
  • gal-img De lado a lado (iStock)

    4. Saltos laterales
    Este es más sencillo. Se trata, simplemente, de hacer saltos laterales –como los que harías fuera del agua–. Pies juntos, piernas estiradas y para un lado y otro. Si quieres apoyar las manos en el bordillo –cómo cuando hacías los Burpees–, puedes hacerlo al principio del ejercicio.
  • gal-img Date la vuelta con el balón (iStock)

    5. Sobre el balón
    Ahora te ayudarás de un balón, el típico de playa de toda la vida. Es este un ejercicio que, inconscientemente, seguro que haces habitualmente, quizás sin saber que es una buena rutina física. El típico de darte la vuelta sobre el balón. Tumbado boca arriba en el agua, con el balón agarrado por encima, lo que tienes que hacer es tratar de darte la vuelta y dejar el balón debajo de ti. Aguanta esa posición durante cinco segundos. En el agua se queman entre 10 y 12 calorías por minuto.
  • gal-img

    6. Empuja el balón
    Sería como una continuación del ejercicio anterior, pero, en este caso, no basta con que estés por encima del balón, sino que tienes que empujar este hacia abajo. Trata de mantener los brazos y el cuerpo recto. Intenta aguantar esa posición, con el balón hacia el fondo de la piscina, durante unos segundos.
  • gal-img Tome asiento (iStock)

    7. V
    El último ejercicio consiste en simular que te sientas. Debes estar de pie, cuerpo recto, la cabeza fuera del agua y, muy importante, en una zona de la piscina donde no hagas pie. Ahora debes elevar las piernas hasta que tu cuerpo forme una “V”. Lo ideal –aunque no es sencillo– es que la cabeza y los tobillos queden fuera del agua. En el agua intenta no descansar entre ejercicio y ejercicio. Repite cada uno unas cuanta veces y pasa rápido al siguiente.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies