• gal-img ¿Quién dijo que no se podía comer así? (iStock)

    1. Crudités
    No hay manera más sana de saciarse entre horas que con un poco de verdura. La forma más original, rápida y rica de prepararla en forma de snack es el crudité de zanahoria, pimiento, apio o pepino. Casi todas las verduras aceptan esta fórmula en crudo acompañada de una salsa de yogurt desnatado con cebollino.
  • gal-img ¡Recuerda que tiene que ser al natural! (iStock)

    2. Frutos secos
    Anacardos, almendras, avellanas o nueces. Cualquiera de estos 4 frutos secos son un snack ideal. Tienen un alto contenido calórico pero en cambio aportan muchas cosas positivas a nuestro cuerpo. Al que no le gusten solos puede acompañarlos de un poquito de yogurt desnatado o incorporarlos a algún batido, pero nada como tomárselos mezclando incluso un puñadito de cada uno.
  • gal-img Sabor y super saciantes (iStock)

    3. Frutos rojos
    Los frutos rojos son espectaculares para tomarlos entre horas. Por su tamaño, su sabor e incluso por comodidad, ya que no nos lleva nada de tiempo prepararlos para ser ingeridos. Casi siempre los compramos directamente en una banastilla de la frutería por lo que son ideales para tomarlos fuera de casa, por ejemplo en el trabajo. Frambuesas, moras o arándanos son 3 opciones fantásticas.
  • gal-img (iStock)

    4. Queso batido con mango
    ¿Quieres acabar bien la noche? Añade a tu queso batido unos trozos de mango. Es una fuente de vitaminas con alto poder saciante que te vendrá genial.
  • gal-img ¡Sabor máximo! (iStock)

    5. Smoothie fresa - plátano
    El smoothie clásico por excelencia. Limpia un buen puñado de fresas y bátelas con un plátano y 4 ó 5 cubitos de hielo para darle temperatura. Solo fruta y agua. No necesita más. Ni siquiera el yogurt o la leche desnatada que también puedes añadir si no puedes resistirte.
  • gal-img ¡Máximo frescor al paladar! (iStock)

    6. Tosta de aguacate y tomate
    Si prefieres el salado prueba a tostar bien una rebanada de pan integral o de semillas, pon una gota de aceite de oliva virgen extra, lamina un buen tomate y ponle encima una pizca de sal y aguacate, rematado con un poco de albahaca. Puedes hacerlo con cherrys también si lo prefieres.
  • gal-img Saciante y con mucha energía (iStock)

    7. Yogurt desnatado con manzana
    La clave está en que sea desnatado, así nos quitaremos todas las grasas indeseadas. ¿Quieres dar un paso más? Que sea sin azúcar añadido. Todo ello, más las propiedades de la manzana hacen de él un snack super saludable.
  • gal-img ¡Vigila que no tengan azúcares añadidos! (iStock)

    8. Galletas de avena y plátano
    No podíamos dejarnos este cereal, rico en proteínas y fibra que además sacia mucho. Prueba esta manera original y sana de hacerla, nada que ver con las galletas industriales. Precaliente el horno a 180 grados y por otra parte tritura un plátano y añádele un puñado de pasas, ricas en hierro, y 50 gramos de avena por persona. Haz bolitas y luego dales forma de galleta aplastándolas antes de hornearles durante 10-15 minutos.
  • gal-img Típico, pero igual de sano (iStock)

    9. Sandwich de pavo
    Si te entra el hambre entre horas ya no tienes por qué romper la dieta. Prepárate un buen sandwich de pavo, a poder ser sin azúcares añadidos, y verás como tus ganas de comer desaparecen.
  • gal-img Estas brochetas te van a encantar (iStock)

    10. Brochetas de melón con jamón
    ¿Cansado de tomarlo siempre por separado? Prueba ahora a unirlas en forma de brocheta. Te beneficiarás de las propiedades del jamón, como grasas saludables y proteínas, y del melón, poder saciante.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies