• gal-img El agua es la mejor opción para hidratarse (Pixabay)

    1. Son sanas... hasta cierto punto
    Frescas, sabrosas, refrescantes y saludables. Estos son algunos de los adjetivos que solemos poner a estas bebidas pero… ¿Hasta qué punto es cierto? ¿Son tan sanas como creemos? Llega el verano y la necesidad de hidratarse es aún mayor.
    Has estado trabajando todo el año para lucir tipazo. Entrenamientos duros y dietas equilibradas han sido el “pan” de cada día para poder conseguirlo y no lo vas a desperdiciar a base de refrescos azucarados.
    Cabe destacar que la mejor opción para hidratarte y mantener la línea es beber agua. Así de simple. Sí, es incolora, inodora e insípida pero tiene cero calorías. Expertos advierten que sustituirla por otras pueden aportar calorías en exceso o electrolitos.
    ¿Quieres saber la verdad de cada una? Aquí te la contamos.
  • gal-img Una cosa está clara: no son sustitutivos (Pixabay)

    2. Detox… ¿hasta qué punto?
    ¿Quién no ha caído en las garras de un batido detox que una famosa ha puesto en su Instagram? ¿Si en un vaso tienes múltiples e increíbles beneficios? El problema es cuando creemos que puede ser un sustitutivo de una comida completa. Estos batidos son muy sanos pero no tienen proteínas y otros nutrientes, como la fibra, son reducidos o ni aparecen. ¡Cuidado! Una dieta que se base en estos batidos puede provocar flatulencias, hipoglucemia o diarrea.
  • gal-img ¡Vigila los edulcorantes! (Pixabay)

    3. Agua de sabores. ¿Cero calorías?
    Cuando empezaron a venderse hubo un atuéntico “boom”. El remedio para aquellas personas que no querían o no les gusta beber la aburrida agua. Sí, hidratan como el agua “normal” pero tienen un importante aporte calórico. Sino… ¿cómo van a tener sabor? Se debe gracias a los azúcares añadidos y edulcorantes. Ya sabes, vigila la etiqueta.
  • gal-img Fuente de antioxidantes y de téina ¡Recuérdalo! (Pixabay)

    4. Té verde, antioxidante y muy estimulante
    ¿Quién no ha oído alguna vez “Yo en vez de tomar café tomo té, que es más sano”? Es cierto y no tan cierto. El té verde es una importante fuente de antioxidantes como la catequinas pero se ha exagerado sus efectos.
    «Si se va a tomar un té, mejor el verde que otro, y sin azúcar, pero no tiene sentido beberlo todo el rato», apunta la doctora Susana Monereo en ABC.es. Un uso abusado de esta bebida puede provocar problemas de sueño incluso extreñimiento en la mujer.
  • gal-img Estas bebidas casi no aportan nutrientes (Pixabay)

    5. Leche vegetal o fuente de calorías
    Si bien es cierto que son de gran ayuda para aquellas personas con intolerancia a la lactosa, no son tan beneficiosas para quien pueden tomar “leche tradicional”. La “leche vegetal” tiene una base de agua, un porcentaje paupérrimo del fruto seco que pone el apellido y un gran aporte de azúcares añadidos. ¿Así como quieres marcar abdominales?
    Todo ello sin tener en cuenta la cantidad de nutrientes que se dejan de tomar. Calcio, vitamina D o ácidos grasos esenciales en nuestra alimentación. Los expertos han puesto el foco en las bebidas vegetales ya que tienen un aporte nutricional muy reducido.
  • gal-img ¡No te olvides de la pulpa! (Pixabay)

    6. Zumo de frutas, siempre con pulpa
    Tradicionalmente se ha recomendado tomar cinco raciones diarias de fruta, verdura y hortaliza. Y siempre enteras, no en zumo. El problema es que se pierden nutrientes muy importantes como la fibra que ralentizan la absorción de los azúcares.
    Hay que tener en cuenta que no se es más sano por beber más zumos. La OMS recomienda limitar a menos del 5% los azúcares en nuestra dieta. ¡Ojo!
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies