• gal-img Las comidas con familiares o amigos no te dejarán adelgazar (iStock)

    1. Has ido a casa de tu abuela
    Cuando decimos abuela también valen padres, familiares o amigos. Los fin de semana aprovechamos para reunirnos y comer o cenar, pero sin mirar el que. Y ahí está el problema. Que las lentejas de la abuela más los filetes empanados, sí, están muy ricos pero no te ayudan a adelgazar. Por no hablar de ver el partido con los amigos, las cervezas, patatas fritas, aceitunas… Si ves a la familia, adelgazar es misión imposible.
  • gal-img Aunque bailes, salir de fiesta no te permitirá adelgazar (iStock)

    2. Hacer vida nocturna
    El fin de semana está para desconectar de la rutina, el trabajo, el frenético ritmo del día a día pero… ¿Cómo lo conseguimos? Algunos atrevidos van al gimnasio pero la mayoría prefiere hacer vida nocturna. Vale que bailar hasta altas horas de la noche es, a veces, mucho más duro que una clase de zumba pero la “bebida isotónica” no es la más adecuada. El alcohol aporta calorías vacías, unas de las más complicadas de quemar.
  • gal-img Parece un plan sano pero con lo que lo acompañas no lo es tanto (iStock)

    3. Plan de peli y manta
    Llega el sábado o el domingo y lo único que te apetece es estar en casa descansando, ver una película en el sofá… Todo va perfecto hasta que aderezamos este plan con las tradicionales palomitas, helado de chocolate si la película es un drama o snacks. Además, no adelgazas por otro motivo. Al relajarte tu metabolismo también se ralentiza y, lo que en un día normal no importa, ese día va directo al michelín.
  • gal-img A no ser que vayas a un restaurante fit, te será difícil mantener la dieta (iStock)

    4. Has cenado fuera de casa
    A no ser que conozcas un restaurante fit, la gran mayoría son firmes enemigos para tu plan de adelgazar. Las salsas o frituras son la clave por la que este fin de semana no hayas sumado unos kilos demás a la báscula. Otro factor que también influye es la presión social ¿o te vas a pedir una hamburguesa a la plancha sin patatas fritas ni salsas ni quesos ni pan?
  • gal-img Saltarte el gym en fin de semana es un gran error (iStock)

    5. No has ido al gym
    De lunes a viernes te lo tomas muy en serio. El gimnasio en el que eres socio llega a convertirse en tu segunda casa pero, llega el fin de semana, y parece que le cogemos alergia. Vale que no tengas que ir sábado y domingo. Escoge uno de los dos y haz cardio, si quieres suave. Aunque no lo creas esa hora servirá para acelerar tu metabolismo y contrarrestar el resto de excesos.
  • gal-img En los viajes nunca controlas lo que comes (iStock)

    6. Te has ido de viaje
    ¿Has tenido la suerte de hacer una escapada? Entonces tu plan de adelgazar se ha quedado en casa. Por norma general, cuando viajamos queremos disfrutar del destino y desconectar de la rutina, incluida tu estricta dieta. Porque si vas a Londres, por ejemplo, no te vas a quedar sin probar el famoso y calórico “fish and chips”.
  • gal-img El azúcar sube como la espuma en fin de semana (iStock)

    7. Te has pasado con el azúcar
    Eres un campeón. Has estado los cinco días de la semana controlando todo. Que los refrescos sean cero o light, controlando el aporte de hidratos de carbono y grasas en cada comida pero llega el sábado y nos invade una “amnesia” temporal con la que tiramos por tierra todo el trabajo del fin de semana. Si no te gusta hacer el mismo trabajo dos veces, controla el azúcar que tomas.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR