• gal-img Come antes y después de entrenar (Foto: iStock)

    1. Alimentarse bien antes y durante el ejercicio
    Para evitar que la sensación de hambre sea incontrolable y de paso tener más energía durante el entrenamiento, es ideal tomar un pequeño snack entre una hora y media hora antes de comenzar el ejercicio. Pero tan importante es controlar la cantidad como lo que eliges tomar. Los frutos secos como los anacardos o las almendras y cereales como la avena son una buena elección.
  • gal-img Hidratarse es clave (Foto: iStock)

    2. Bebe mucho agua
    el tomar líquidos siempre disminuye la sensación de hambre si bien es muy importante evitar las bebidas azucaradas, no solo por el exceso de calorías. Lo mejor, sin duda alguna, es el agua. Hidratarse bien es clave para tener menos hambre.
  • gal-img Fruta mejor que dulce (Foto: iStock)

    3. Elige la fruta como alimento después de entrenar
    Al igual que antes de entrenar, un snack siempre es recomendable tomarlo después porque se necesita recobrar energía a través de los nutrientes que aportan los alimentos. Es importante también elegir bien y en este caso una pieza de fruta es la mejor opción. Sacia más y es mucho más saludable que otras opciones mucho más peligrosas y tentadoras.
  • gal-img La velocidad en la que comes cambia todo (Foto: iStock)

    4. Come despacio
    Es cualquier guía de cómo comer aparece este consejo, pero no por reiterativo hay que obviarlo. Es fundamental comer despacio para digerir más lentamente los alimentos y saciar la sensación de hambre. Está más que demostrado que es mucho más sano y que incita a comer menos cantidades.
  • gal-img ¿Por qué no cambias tu hora de entrenamiento? (Foto: iStock)

    5. Hacer deporte justo antes de alguna de las comidas grandes del día
    Si es incontrolable para ti el hambre que tienes al terminar de entrenar, intenta ajustar tus horarios para poder hacerlo justo antes de una gran comida, de modo que puedas saciar el hambre con más cantidad de comida porque es lo que toca en ese momento, sin pasarte de lo que necesitas. Si lo haces así, no te olvides de controlar las cantidades.
  • gal-img Manténte entretenido para no pensar en comer (Foto: iStock)

    6. Sigue en movimiento
    uno de los mejores trucos es evitar las actividades sedentarias. Es muy peligroso sentarse en el sofá después de la ducha o ir al bar a tomar algo con los compañeros de entrenamiento. Trata de mantenerte activo y con la mente entretenida en algo que te haga olvidar el hambre.
  • gal-img La fuerza de voluntad es muy importante (Foto: iStock)

    7. Trabaja tu mente
    Ser fuerte y pensar en lo importante que es el trabajo bien hecho completándolo con una buena alimentación también es un buen truco. Si eres capaz de controlar la mente serás capaz de tomar lo que debes, aunque solo sea por el cargo de conciencia que te va a entrar al pensarlo bien.
  • gal-img Mantendrás activo el metabolismo (Foto: iStock)

    8. Educa al cuerpo con varias comidas al día
    otro truco importante que cualquier experto recomienda porque es lo más recomendable en una rutina saludable de alimentación. Se deben tomar varias comidas al día, 5 al menos, de modo que el metabolismo siempre esté trabajando y así se puedan evitar los atracones en las grandes comidas del día.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies