• gal-img Aunque no lo creas, son muy adictivos (iStock)

    1. Son adictivos
    Algunos estudios han demostrado que este tipo de alimentos son adictivos, te incitan a comer más, con los consiguientes problemas de salud que esto acarrea. La comida y el cerebro están totalmente conectados. El sistema nervioso es un factor decisivo y éste se deja atraer hasta la adicción por alimentos entre los que se encuentran todo tipo de bollos industriales por su alto contenido en azúcar que digieres rápido. Piensa cuando abres un paquete de galletas de chocolate. ¿A qué no puedes parar?
  • gal-img ¡Cuidado con el azúcar! (iStock)

    2. Hiperglucemia
    Si algo distingue a estos alimentos es su altísimo contenido en azúcar. Una palmera de chocolate tiene aproximadamente el triple de azúcar que una naranja, que además produce dicha cantidad de manera natural, no industrial. El aumento súbito de los niveles de azúcar, hiperglucemia, en nuestro cuerpo es evidente cuando consumimos este tipo de productos. La mala alimentación es uno de los factores que pueden provocar diabetes.
  • gal-img El más visible y el más peligroso (iStock)

    3. Obesidad
    Es el problema más visible derivado de la ingesta de bollería industrial. Hay más, pero no son tan evidentes a la vista. La adicción que generan este tipo de alimentos, que además no suelen saciar porque el azúcar se digiere rápido y vuelve a provocar que aparezca la sensación de apetito, son dos causas de obesidad. Además, no tienen ningún componente bueno. Tienen un alto contenido de calorías derivado de las grasas saturadas, las denominadas “trans”, las peores para la salud, y azúcares.
  • gal-img Una de las enfermedades más comunes (iStock)

    4. Hipertension
    Para colmo, la bollería industrial, que no tiene nada bueno que ofrecerle al cuerpo, está compuesta también por un alto contenido en sal. Una sal de muy baja calidad, industrial y muy refinada. Y ya es conocido que la sal es altamente responsable de la hipertensión.
  • gal-img Recuerda: tiene efectos en la piel irreversibles (iStock)

    5. Celulitis
    La acumulación de grasa, toxinas y agua en el tejido adiposo viene provocada por el consumo excesivo de sal que retiene líquidos, y por el abuso de azúcares y grasas, que provocan un aumento de peso evidente y por lo tanto la aparición de toxinas. La bollería industrial es un claro protagonista en estas consecuencias así que, aunque sea quizá el problema de salud menos grave de todos, debemos evitarla también para prevenir la piel de naranja.
  • gal-img Si tomas bollos, que sean caseros (iStock)

    6. Colesterol
    Puedes tomar bollos, pero caseros, realizados con aceite de oliva y sus compuestos naturales, evitando las grasas saturadas de los industriales y los aditivos. Si no puedes resistirte alguna vez, mira bien el etiquetado y evita en lo posible las grasas hidrogenadas. Entre dos alimentos con alto contenido en grasas, siempre mejor el que tenga mayor porcentaje de insaturadas. Y es que la bollería industrial, en línea con todo lo anterior, es la gran aliada del colesterol malo, conocido como LDL. No solo aumentan los valores de éste, sino que encima las grasas saturadas reducen el efecto del colesterol bueno, HDL. Esto repercute directamente sobre el corazón y las arterias.
  • gal-img (iStock)

    7. Afectación de las arterias
    La ingesta de todo lo explicado ataca directamente a la salud de las arterias, y por lo tanto, al corazón, que puede darnos un susto grande en un momento dado si estamos abusando de este tipo de alimentación industrial y de cualquier producto preparado en general, aunque sea salado.
  • gal-img

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR ACEPTAR
Aviso de cookies