• gal-img Las primeras veces es difícil que fluya la pasión (IStock)

    1. La primera vez
    A alguna gente le fue mejor y a otros de forma desastrosa, pero la primera vez es siempre un momento algo ridículo. Tierno, pero ridículo. “Donde está...ah, así que es esto...¿está dentro, no?” Son cosas que probablemente no dirás nunca más en la cama.
  • gal-img He aquí una de las grandes pruebas de compatibilidad (IStock)

    2. La pregunta del millón
    Deberías dejarte los calcetines. O no. ¿Tienes frío? Como en todo, aquí lo mejor es aplicar el "donde fueres, haz lo que vieres" e imitar a tu pareja. Porque hay pocas cosas más ridículas que notar que tú vas calzado mientras que ella no se ha dejado absolutamente nada puesto.
  • gal-img Mientras os entendáis naturalmente, no problemo (Pexels)

    3. No habláis el mismo idioma
    Igual es extranjera, o vasca o andaluza. La cuestión es que no entiendes qué dice. Aquí hay que actuar como cuando te preguntan en el metro: sonreír mucho y usar las manos para hacerte entender.
  • gal-img Hay que tomarse las cosas con más humor (IStock)

    4. Cuando sabes que no te vas a correr
    Sucede más en rollos de una noche que en relaciones de pareja. Estás ahí dándolo todo pero sabes que, por la razón que sea, no te vas a correr. Así que tiras para delante cual cabestrillo, aunque sabes que más que sexo estás practicando una sesión de fitness.
  • gal-img Tú sigue hablando como si nada hubiera pasado (IStock)

    5. A uno de los dos se os escapa un gas
    A ver, el grado de ridículo varía según vuestra confianza, pero es una situación ciertamente complicada. Lo mejor es reírse. Si ella lo hace, déjalo todo: es la mujer de tu vida. O una pedorra nata. O ambas.
  • gal-img Tener problemas en la cama puede quitarnos el sueño (IStock)

    6. Cuando tú eres un peluche y ella una dominatrix (o viceversa)
    Tú solo quieres abrazarla y hacer el amor y ella quiere que la empujes contra la pared y le digas burradas al oído. La situación va a ser ridícula lo hagas o no, porque lo más probable es que no seáis muy compatibles.
  • gal-img Y ahora, ¿de qué hablamos?(IStock)

    7. No hay forma de poner el condón
    La caja la tenias cerrada y precintada (para dejar claro que follas menos que un pez), te tiemblan las manos al abrir el envoltorio, no hay forma de ponerlo sin luz, ella te ayuda, se te cae parcial o completamente el penacho...Un clásico que hará que pienses en lo bien que te hubiera venido haber atendido más en tus clases de sexología.
  • gal-img Seguro que te das cuenta tarde (IStock)

    8. Cuando no te has cortado las uñas de los pies, o no te has depilado
    Hay veces que te toca ir a la guerra y no estabas preparado ni para la batalla. Así que te toca practicar el sexo con pies encogidos o estar inseguro o insegura respecto a lo agradable que es el roce con tu cuerpo sin haberte depilado.
  • gal-img Hola, Spotify (IStock)

    9. Hola, soy Spotify
    Pones música para dar un poco de ambientillo y molestar poco a tus compañeros de piso y cada 10 minutos te sorprende un ánimo sobre los exitazos del mes cuando ya estáis entrados en materia. No pasa nada, pero es un poco ridículo y el rollo lo corta.
  • gal-img El dramón por este fallito puede ser histórico, así que prepara una buena excusa o chiste (IStock)

    10. Cuando alguien dice el nombre equivocado
    Que profieras el nombre de la mejor amiga de tu novia mientras tienes sexo con ella tiene pocos puntos positivos. Pero siempre se le puede dar la vuelta. Si pasa, es posible que hieras los sentimientos de la otra persona pero hay que restarle importancia: es un lapsus.

Mas informacion sobre:

Sexo

Deja una Respuesta

Uso de cookies

Este Sitio Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario y mostrar publicidad relevante. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, haz clic en nuestra Política de Cookies.

CERRAR